Home > Industria > Espacio para el alcohol carburante

Espacio para el alcohol carburante

El Decreto 1135 del 31 de marzo de 2009, en el cual se establece el uso del alcohol carburante para vehículos nuevos y usados a partir del 2012, ha suscitado múltiples pronunciamientos.

Muchos coinciden en hablar de la incapacidad del país para cubrir una demanda de biogasolina para los vehículos Flex-Fuel E85 en el 2012, y basan su preocupación en una inadecuada interpretación de dicha norma, aduciendo que todos los vehículos nuevos a partir del 2012 deben consumir biogasolina E85, es decir, que sólo podrán utilizar una mezcla de hasta 85% de etanol con 15% de gasolina.

Según la norma, es claro que a partir del citado año, los nuevos vehículos estarán en capacidad de consumir mezclas de combustibles de hasta 85% de etanol con gasolina, pero los propietarios de dichos vehículos no estarán obligados a hacerlo, ya que podrán escoger libremente la mezcla a utilizar, dependiendo del precio final resultante y de los beneficios en general que le signifique en materia de emisiones, rendimientos, potencia en el vehículo, etc., que dichas mezclas les proporcione.

Además, es evidente que la totalidad del parque automotor existente para entonces, estaría compuesto en su mayoría por vehículos anteriores a la publicación de la norma que no tienen la tecnología para hacerlo y que sólo estarían obligados a usar las mezclas definidas como tal por el Gobierno Nacional.

¿QUÉ SE PERSIGUE CON LA MEDIDA?

La expansión de la producción de etanol ha estado frenada por la previsión de una falta de demanda a futuro. Factores como la reducción en el consumo de gasolina por la conversión a gas natural vehicular, el desmonte de subsidios a los combustibles, la mayor eficiencia del parque vehicular a gasolina, la mayor penetración de vehículos que utilizan diésel (acpm) por su eficiencia y las medidas del Pico y Placa, han sido determinantes.

Además, los niveles de desarrollo de la producción nacional de alcohol carburante apenas avanzan en lograr su competitividad con respecto a los mercados internacionales, así que para sustentar el mercado, es fundamental lograr una base sólida en el consumo interno.

Pese a las circunstancias, hay varios proyectos en curso para la producción de etanol que entrarán a operar entre 2009 y 2011. Sólo como referencia y sin entrar a referirme en detalle a todos los proyectos, se tiene el ubicado en Puerto López, Meta, a cargo de Ecopetrol que aportará unos 300.000 litros diarios, además las expansiones de las compañías Manuelita y Mayagüez en el Valle del Cauca, que permitirá incrementar en 150.000 litros por día la producción de alcohol carburante en el Sur Occidente del país.

Con los porcentajes de mezcla que manejamos hoy en día en el país, el etanol producido por los nuevos proyectos no tendría cabida, situación que crea una gran incertidumbre en la industria y dificulta la justificación de nuevas inversiones, y que además permite aclarar los comentarios que han surgido acerca de que el país no está en capacidad de cumplir en un mediano plazo ni siquiera con la mezcla obligatoria del 10%.

Para contrarrestar las consecuencias previstas, estamos llevando a cabo, en asocio con la Universidad Tecnológica de Pereira, proyectos de investigación para incrementar la mezcla obligatoria a un 15% de etanol (E15) en el corto plazo y a un 20% (E20) en el mediano plazo. Los resultados preliminares son satisfactorios y los definitivos estarán listos a más tardar en 6 meses para el primer caso y en 2 años para el segundo.

Para el 2012, Colombia tendría un parque automotor entre 2,8 y 3 millones de vehículos de motor a gasolina, entrarían unos 120.000 vehículos de menos de 2000 C.C. cada año y posteriormente los de mayor cilindraje. En estas circunstancias el incremento en la demanda de etanol se daría lentamente, ya que el parque automotor viejo en este año no podría consumir una mezcla superior a la mezcla básica, así sea del 15% o 20%.

Sólo los nuevos vehículos podrían solicitar mezclas superiores a la básica hasta un 85%. Para ello se haría necesario que todas las estaciones de servicio y en general los agentes de la cadena de distribución de combustibles cuenten con la infraestructura necesaria, así los vehículos tendrían la opción de aumentar su porcentaje de mezcla. Para que esto sea posible, en el Ministerio de Minas y Energía venimos trabajando en la regulación técnica y económica sobre el particular, la cual debe expedirse a más tardar en el primer trimestre del próximo año.

Con la medida, entonces, se logran varios objetivos:

1.Abrir un espacio para la demanda futura de etanol, que nos permita disfrutar de todas las ventajas que esta industria traería para el campo colombiano y para el medio ambiente.

2.Ponernos a tono con la tendencia mundial en materia de combustibles renovables alternativos y,

3.Mover al país a una tecnología de motores vanguardistas, la cual viene desarrollándose de una manera acelerada en los países que son grandes productores de vehículos y que hoy cuenta con más de 12 millones de autos de diversas marcas.

De no hacerlo, podríamos quedar en unos años con una tecnología obsoleta.

HERNÁN MARTÍNEZ TORRES. Ministro de Minas y Energía

Publicado en www.portafolio.com.co

Categories: Industria Tags:
  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.